Desde el Trono de Dios

DESDE EL TRONO DE DIO

Muchos son los que dicen conozco a Dios, la verdad que si lo conocieras le Temieras y no te equivocarías tanto ni mucho menos pecaras como lo haces hasta hoy. Yo no sé quien tu eres pero de seguro sé que Dios si y por eso te escribe desde el trono del cielo, porque necesitas  hacer su voluntad y nunca más lo que te venga en ganas y solo así, esos  secreto escondido que están profundos en tu corazón pueda hacerse realidad en tu vida terrenal.

Hay una gran diferencia entre los planes que tú haces y los que hace Dios. Hay una gran diferencia entre oír y escuchar… Yo no sé qué es lo que estás escuchando ahora pero de seguro necesitas desde este mismo instante oír a Dios.

Hoy Dios quiere que oigas lo que él te quiere decir, porque si lo haces cosas grandes y ocultas serán reveladas a ti.

¿Sabes por qué no oyes a Dios? Porque no le buscas, porque quieres hacer las cosas a tu manera y no a la manera que Dios quiere que las hagas.  No le oyes porque buscas para tus propios deleites y no para su gloria. No oyes a Dios porque quieres ayudarlo y él no necesita de tu ayuda, tú y todos los seres humanos necesitamos de su mano redentora para recibir lo que él tiene para cada criatura sobre la tierra. No oír a Dios es pecado porque tu corazón huye de la presencia de Dios sin que nadie lo persiga pero el que confía en Dios siempre oirá su voz hasta cuando esté en graves problemas. Hay muchos ejemplos bíblicos sobre este tema, por ejemplo: Daniel cuando estaba con los leones, El propio David al derrotar a Goliat, Gedeón al vencer en la batalla, en fin, muchos son los hombres que han oído la voz de Dios. Quiero decirte que Dios no hace acepción de personas y Tú también puedes oír a Dios decirte: Te amo, tú eres mi mejor tesoro, eres rey y sacerdote, nación santa, tierra adquirida para dar grandes frutos. En ti se regocija mi alma…

Nadie mejor que tu sabes lo que haces para que tus oídos espirituales y físicos no oigan la voz de Dios. Sólo te diré algunos de las cosas que haces que te alejan de oír a Dios, por ejemplo: Eres un religioso y no un Temeroso de Dios, actúas con indisciplina y no con diligencia ante su presencia, te haces tonto útil en la mano de satán mintiendo, robando, fornicando, adulterando, fumando, hablando malas palabras, tomando licor o consumiendo drogas, ensuciando por ende el templo del Espíritu Santo que eres tu sin el consentimiento de quien te dio vida o sea Dios. Otro ejemplo muy común en estos tiempos: Te endeudas a diestra y siniestra y cuando no puedes pagar pides oración y buscas a Dios para que te ayude y te de la fórmula para pagar tu indisciplina económica y tu lascivia financiera. Dios es un Dios de orden y de disciplina, él no te hizo cualquier cosa, eres su hijo amado, pero le desobedeces con mucha frecuencia y  eh allí los resultados de tu vida. A Dios no le interesa tus lagrimas, o  tus pactos, a él solo le interesa que le permitas actuar como él desea en tu vida.

Ta vez te estés preguntando, Qué Dios más duro, no, el no es duro, el es lento para la ira y grande en misericordia, él es santo y como eres hecho a su imagen y semejanza tu también tienes que ser así, sino lo eres entonces es por causa de tu desobediencia y de los pecados que acumulas cada día por tu infidelidad a él.

Te pregunto:

¿Quieres aprender a oír la voz de Dios desde hoy?  Si tu respuesta es sí, lo primero que tienes que hacer es cambiar radicalmente tu forma de vivir, de actuar y de hacer las cosas o sea arrepentirte ya que el reino de los cielos se ha acercado, este fue el mensaje que Jesús trajo al visitar la tierra. Ese mismo mensaje lo predicó con anterioridad a Jesús: Juan el Bautista, Elías, Jeremías y muchos otros, tal vez tengas que perder muchas de tus amistades, tu familia,  salir del trabajo dónde estás,  dejar esa relación que tienes, dejar de hacer lo que más te agrada,  entonces nacerá tu luz y el Dios Todopoderoso te dirá: “Levántate y resplandece, porque tinieblas cubrirán la tierra y oscuridad las naciones, mas sobre ti amanecerá Jehová y sobre ti será vista su gloria” Isaías 60:1,2.

Segundo: Necesitas nacer de nuevo o tal vez reconciliarte con el Todopoderoso, ¿Y Qué es esto, te estarás preguntando?  La Biblia dice que: “El que no nace de  agua y del Espíritu  no puede entrar  en el reino de Dios, el que nace de la carne, carne es y lo que nace del Espíritu, espíritu es” Juan 3: 5,6 ¿Qué significa todo esto? En pocas palabras: O estás con Dios o estás en contra de él, y si estás en contra de él entonces estás con el diablo, pero si quieres estar un rato con Dios y otro con el diablo, Dios te vomita, dice la Biblia, así que decídete con quien quieres pasar el resto de tus días, si con Dios, bienaventurado eres, pero si con el enemigo de Dios, o sea satanás, tus decisiones son las que te juzgarán. Y para que lo sepas bien, aquí tienes la respuesta de Dios: “Si no os arrepentís  pereceréis igualmente” Lucas 13:5

Tercero: Si todavía no te convences lo que hasta ahora has leído entonces escucha a Dios porque él mismo te dice: “De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ese es ladrón y salteador. Pero el que entra por la puerta, el pastor (Jesús) de las ovejas es. A este abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y  a sus ovejas llama por su nombre y las saca…y las ovejas lo siguen porque conocen su voz… pero al extraño no seguirán sino que huirán de él” Juan 10: 1 al 5

El que tiene oído para oír oiga lo que Dios te está diciendo.